Algo sobre mi

De pequeña llegaba a casa llorando porque según los niños tenía pelo de panocha y mis pecas hacían que tuviera cara de lentejas. A los 13 pegué un estirón que hizo que llegara a medir casi 1,80.  En los cinco años siguientes crecí 5cm más. Ningún chico quería salir conmigo, era una jirafa. Por suerte (o por desgracia) era muy lista. O eso decía un test de inteligencia.

Commentarios (2)

  1. Antonio Rentero:

    Un día conoces a uno de los que nos vuelven locas las pelirrojas y las mujeres de altura, y más si son inteligentes, y todo se olvida.

    Domingo, mayo 15, 2011 at 17:18 #
  2. Es un tópico pero es cierto, lo único que realmente importa está en el interior de las personas ;)
    Besotes!!

    Sábado, mayo 21, 2011 at 11:36 #